CASO MATUTE

domingo

Caso Matute Johns: “Las Diligencias que Resuelven el Caso de Jorge Matute Johns”



Basta de tanta hipocresía...


Estas son las diligencias que resuelven  las circunstancias que rodearon el secuestro con resultado de muerte de Jorge Matute Johns, pero para poder resolverlo con un juez no basta, se necesita la imperiosa intervención del actual gobierno de Chile en la conformación de un equipo jurídico multidisciplinario lo suficientemente heterogéneo para que sea invulnerable al poder que ostenta el narcotráfico y sus ramificaciones institucionales.



A Chile le falta imperiosamente el estudio y promulgación de una política criminal o ley específica, para dilucidar y disuadir focos corrupción política y policial, crímen organizado, de cuello y corbata, o los del tipo que solapadamente y en mayor mediada, afectan la seguridad ciudadana y los intereses de la mayoría.






Las diligencias:

1.- Que se cite a declarar o se incomunique a los funcionarios de la Cucaracha que presenciaron la doble golpiza que le propinaron a Jorge Matute Johns en el interior de la Cucaracha. Estos, en todas sus declaraciones describen detalladamente dos riñas, con sangramiento incluido, en las que participa uno de los funcionarios de seguridad que portaba una manopla y una persona del público a quien no logran identificar en primera instancia, como parte de una estrategia, pero que a medida que pasaba el tiempo y en las declaraciones policiales y judiciales posteriores, todos sin excepción, comenzaron a “recuperaron la memoria” identificando por fin, de igual manera, al supuesto sujeto víctima de estas 2 riñas. Identifican al supuesto agredido cómo un tal “MOTA”, Luis Cifuentes, un joven de 24 años, que efectivamente estuvo esa noche en la Cucaracha, pero que afirma en declaración oficial a fojas Nº 629 nunca haber sido golpeado, por nadie, ni por nada, a diferencia de la mentira afirmada en todas las declaraciones judiciales de este grupo de personas.

2.- Se cite a declarar al carabinero que custodió y vio con vida por última vez, al cabo de la comisión civil, Marcos Martínez, quien se encontraba retenido por orden de sus superiores debido a que también había denunciado el vinculo existente entre oficiales y personas ligadas al narcotráfico. Martinez, además, le estaba siguiendo la pista de Jorge Matute Johns, cómo consecuencia de haber investigado las extrañas circunstancias que rodearon la muerte de un joven Bombero del sector, que le contó tanto a sus amigos, cómo familiares, que a Jorge Matute Johns lo tenían secuestrado en el camino a Santa Juana, datos obtenidos luego de haber escuchado, casualmente y mientras de desempeñaba en un trabajo de gasfitería, oficio que le enseño su abuelo, una conversación sostenida entre dos carabineros al interior de la 3ª comisaría de Coronel.

El carabinero Martinez, a semanas de la desaparición de Jorge Matute Johns y 4 días antes de ser asesinado al interior de un cuartel policial, le había confirmado a su sobrina y su familia cercana, que el caso Matute Johns, estaba resuelto y que solamente faltaban 4 días para que se hiciera púbico el fruto de sus indagaciones. Sin embargo, al 4º día Martinez sería encontrado muerto al interior de la misma 3ª comisaría, donde el bombero escucho la conversación entre los policías.

Marcos Martinez, antes de su homicidio y mientras se encontraba retenido por sus superiores, habilidosamente rasgó las costuras de su chaqueta institucional e introdujo entre sus capas internas, una libreta que informaba los nombres de los homicidas del joven bombero, quien fuera la primera persona que se enteró del paradero de Jorge Matute Johns en el sector (camino a santa Juana) donde aparecería el cadáver de Jorge Matute Johns 5 años después. Además, la libreta encontrada por la viuda de Martínez, meses después, contenía un mapa con la ubicación casi exacta donde aparecen 5 años más tarde las osamentas completas de Jorge Matute Jhons.

El verdadero motivo de la retención forzada de Martinez al interior del cuartel policial, se debió a que éste, antes y al igual que otros correctos Carabineros muertos en años anteriores, denunciaran la relación de oficiales en servicio activo con los focos del narcotráfico local. Martinez es recordado por sus colegas, cómo un experto investigador delictual y cómo un correcto ser humano e intachable Carabinero de la comisión civil de Coronel, que siempre proporcionaba información fidedigna a las unidades especializas en la lucha contra el narcotráfico en la zona y sus alrededores.

3. Mediante comunicado oficial, que la institución de Carabineros de Chile, se refiera a las muertes de a lo menos otros dos Carabineros (1994, 1996) de la misma Zona que Martinez, respecto de denuncias formales en contra de oficiales y sus vínculos con la droga y sobre las rutinas investigativas de ambos occisos en contra del narcotráfico local.

4.- Se determine por oficio, hojas de vida, las razones institucionales de todas las remociones, traslados y bajas de Carabineros durante el periodo comprendido entre los años 1999 y 2003.

5.- Determinar lineas de mando, motivaciones y careo de los responsables que figuran en la orden firmada, mediante documento secreto Nº3, Santiago, 18/02/2002 por el General, Director de Investigación Delictual y Drogas (¿Que diablos tiene que ver este señor y su investidura con la investigación de un joven desaparecido, supuestamente a la fecha víctima de jóvenes entre 17 y 19 años?), que obliga a romper la cadena de custodia con las muestras de sangre de Jorge Matute Johns, al equipo investigativo de Carabineros, responsable de custodiarlas hasta entregársela al FBI del EEUU.

6.- Se cite a declarar a dos de los Carabineros que estuvieron la noche en que desapareció Jorge Matute Johns desde el interior de la Cucaracha, policías que fueron trasladados por negarse a reconocer, en primera instancia, su presencia en la Cucaracha y quienes de madrugada volvieron muy nerviosos a su cuartel, se ducharon, cambiaron sus ropas, pusieron sus ropas en bolsas y salieron raudos en dirección norte, ciudad de San Carlos, donde procedieron a la venta del automóvil que conducían y que era propiedad de uno de ellos.

7.- Se cite a declarar a todo el contingente OS-7 de carabineros de Concepción, años 1999 y 2002, para que se les caree e interrogue, respecto de la lista del narcotráfico que su capitán de la época, a viva voz leía nombres y apellidos, de un máximo jefe policial, políticos, del intendente regional (representante de interior en la zona) y del ministro del interior de la época.

8.- Se cite a declarar a Susana Ramírez la informante de Carabineros, hoy sujeta a cambio de legal de identidad, para que se le interrogue o incomunique, respecto de la lista para el narcotráfico, de la fotografía con el ministro de interior de la época, sobre quien le arrebato la lista, que hizo con ella y cual fue el destino fatal de esta persona. También, de cómo se enteró de la muerte de Jorge Matute Johns a menos de 7 horas de su desaparición, sobre su vinculo con el dueño de la Cucaracha y sobre las invitaciones personales que el dueño de la cucaracha le hacía llegar al domicilio de la Madre de su ex esposo muerto.

9.- Se cite a declarar ante tribunales al ex ministro del interior de la época y actual secretario general de la (OEA) y se le interrogue sobre sus vínculos con la pareja de un narcotraficante de la ciudad de coronel e informante de Carabineros de Chile. Sobre la fotografía con esta mujer, sobre su figuración en la lista del narcotráfico, sobre porque aparece mencionado en dos procesos diferentes sin resolver, sin que haya prestado nunca declaración judicial y por la presunta responsabilidad política que le cabe, en su rol de ministro del interior, que guarda directa relación con el comportamiento culposo de los altos mandos policiales que entre otras acciones contumaces, ordenan interrumpir la cadena de custodia con la sangre de Jorge Matute Johns, en perjuicio directo de la investigación criminal y de la condena pública de decenas de personas inocentes.

10.- Se cite a declarar a la persona que encontró los restos de Jorge Matute Johns, se le interrogue sobre la manera real en que se enteró de la ubicación del occiso y se establezca cual es el vinculo familiar de este sujeto con la primera persona que murió en la parcela luego de la desaparición de Jorge Matute Johns y frente al lugar donde 5 años más tarde aparecieran “casualmente” sus osamentas enterradas con ropa y calzado incluido.

11.- Se solicite sumario interno a razón del tráfico telefónico, noviembre 20 de 1999, y noviembre del año 2000, entre policías del OS-7 de Carabineros (unidad especializada en el combate contra la droga) y los testigos de la agresión a Jorge Matute Johns, el dueño de la Cucaracha y funcionarios del local.

12.- Se determinen los vínculos familiares, comerciales, causas legales, amistad y domicilios pasados (vecinales) entre la magistrado a cargo en primera instancia del caso Matute Johns (causa que no le correspondía por jurisdicción), sus hijos abogados y el dueño de la Cucaracha.

13.- Que la magistrado que “investigó” desde el principio la desaparición forzada de Jorge Matute Johns, se pronuncie bajo juramento, respecto del objeto de su sanción durante el año 1996 y sobre la presencia de alguno de sus hijos abogados en la discoteque la Cucaracha, la noche en que ocurrieron los hechos. Que se pronuncie también sobre los responsables de arrendar el local nocturno a su dueño, para el evento organizado por el colegio de abogados de Concepción en el que desaparece Jorge Matute Johns y sobre la defensa particular del dueño de la Cucaracha con el socio de uno de sus Hijos.

14.- Que especialistas y expertos se pronuncien, respecto de las diferencia que existe entre la causa de muerte (médica) y la modalidad de muerte (Natural, accidente, suicidio y homicidio) de un occiso.

15.- Que los tribunales de justicia se pronuncien respecto de la modalidad de muerte Jorge Matute Johns. Sólo existen 4 opciones; natural, accidental, suicidio u homicidio. Esto, considerando el elevado número de evidencia oficial; material, judicial y conductual que se presenta, los diferentes grupos de asistentes que se encontraban esa noche en la cucaracha y la posibilidad de ser víctima de Jorge Matute Johns.

16.- Se cite a declarar al jefe máximo de la policía de investigaciones de Chile para la época y se le interrogue, respecto de su figuración en la lista para el narcotráfico, su mención en dos procesos diferentes, “Matute Johns” y “cartel del carbón”, y por el hecho de designar “a dedo” saltándose todo el protocolo institucional, al inspector policial, que durante años persiguió a jóvenes y a los familiares de éstos, que en definitiva resultaron ser declarados inocentes tanto por los máximos tribunales de la región, cómo los del país. Judicatura que no sólo absolvió a los jóvenes procesados, por considerar que no existía prueba, ni mérito en contra de ellos, sino que además rechazo de plano, los tres informes criminales concluyentes del inspector policial que habían sido adaptados y presentados en diferentes periodos de tiempo y a medida que ocurrían hechos fortuitos en contra de sus mendicidades como la aparición “casual” de las Osamentas de Jorge Matute Johns en el mismo lugar que antes a lo menos dos personas fallecidas habían advertido.







Publicar un comentario