CASO MATUTE

jueves

SOBRE LA CONDUCTA DEL ABOGADO FERNANDO SAENGER

Denuncia Pública 
· A un par de días de recibir la llamada de Betanzo (Sábado 20 de 1999 a las 10:30 am) y sin todavía existir la convicción de una desaparición, el abogado Saenger y su estudio de abogados, se ofrece gratuitamente a representar a la familia Matute Johns.

· Saenger durante todo un año y antes de que figuraran los ex procesados en el caso, nunca solicito diligencias específicas o el procesamiento de ninguno de los guardias de la cucaracha o en contra de Bruno Betanzo.

· La inclusión de los ex procesados en la causa que investiga la desaparición de Matute, se debió única y exclusivamente por la presentación de una supuesta testigo secreto que los inculpaba.

· A fojas siguientes de su declaración (Testigo secreto) y con la finalidad de obtener una confesión, fueron sometidos a tortura psico/física; privación sensorial, restricción alimenticia e imposibilidad higiénica a siete jóvenes entre 17 y 19 años de edad por un periodo de 11 días ilegales. Para posteriormente ser encarcelados porque la magistrado y el querellante consideraban que sabían algo relevante para resolver el caso y que no lo querían manifestar (Obstrucción a la Justicia).

· La supuesta testigo secreto Daniela Lefheml Price se retractó de su declaración, reconociendo haber mentido ante tribunal y denunciando haber sido inducida a mentir por “Mi tío Fernando” (Saenger). En presencia de otros abogados de su estudio y del investigador de la causa Héctor Arenas.

· A esta se le demandaría por falso testimonio, nunca le paso nada ni a ella ni a su tío Saenger y lo más inexplicable sería que aun retractándose la testigo, los jóvenes seguirían procesados por varios años más.

· El “investigador” Héctor Arenas en 4 informes policiales desconsiderados por tres diferentes Magistrados, no así por la prensa y los Matute (¿?). Les atribuye a la fecha responsabilidades de autoría material, intelectual y encubrimiento. La presentación de sus informes “científicos” son elaborados con posterioridad al excarcelamiento de los ex procesados mediante la fabricación de una serie de pruebas Inquisitoriales o Diabólicas, ¿Investigar para detener?.

· A una semana de ocurridos los hechos, la policía de investigaciones de Concepción había investigado acuciosamente a los jóvenes ex procesados, descartándolos. Héctor Arenas fue designado desde Santiago y presentó como medio probatorio a la testigo “clave” que permitió procesar a 7 inocentes a un año de la desaparición de Matute. Más tarde la falsa testigo se retractaría de sus dichos denunciando haber sido inducida a mentir. En el escenario que describió menciona el nombre del “investigador” aludido.





Publicar un comentario