CASO MATUTE

jueves

LA CADENA DE CUSTODIA:

Denuncia Pública 

Extractos del libro (“Enfermos de Cobardía”) del Mayor Andrés Ovalle. A quien la magistrado Flora Sepúlveda le ordenó que ¡A BETANZO Y A LOS GUARDIAS NO ME LOS TOCA!” “…En estricto rigor. Las muestras de sangre que había levantado la Bioquímico, la Magistrado me las había entregado a mi cuidado y bajo mi responsabilidad, debían llegar al destino que se había dispuesto. El documento del Tribunal era claro y categórico. POR LO QUE NO SE PODÍA BAJO NINGÚN PRETEXTO INTERPRETAR, Y DE ESTA FORMA ROMPER LA CADENA DE CUSTODIA. Así lo pensábamos con la profesional que me acompañaba. No teníamos interés en un viaje. La orden para realizar este cometido, nos la fue entregada sin que nosotros la pidiéramos, conjuntamente con la citación para el amigo del desaparecido (ROA), con el objeto de que este se presentara nuevamente a declarar. Diligencia que realicé en forma telefónica a su celular…”

“…UN CONJUNTO DE GENERALES QUE TIENEN EN SUS MANOS LOS DESTINOS DE UNA DE LAS INSTITUCIONES MÁS IMPORTANTES DEL PAÍS, estaban entrampados para hacer cumplir la Cadena de Custodia en el envío de unas muestras de sangre a Estados Unidos…”

“…En una de esas entrevistas, dicha profesional le llevó al general unos documentos. Algo así como un Boletín de Instrucciones de nuestra Institución, relacionado CON LO QUE SIGNIFICA LA CADENA DE CUSTODIA Y LAS CONSECUENCIAS QUE ACARREA EL ROMPERLA. El Coronel se molestó sobremanera, argumentándole a ella que no era quien para representarle tal situación. El como abogado lo sabía perfectamente, por lo que no aceptaba semejante falta de respeto…”

“…Realizamos gestiones en la Embajada Norteamericana, con los dos agentes del FBI destacados en el país. Fueron muy cordiales y la verdad es que estaban tremendamente interesados en el tema de la investigación. Ellos nos insistieron en forma reiterada, QUE NO DEBÍAMOS PERMITIR QUE SE ROMPIERA LA CADENA DE CUSTODIA. Ellos saben de estas cosas. Su profesionalismo está fuera de discusión. Es más, todas las gestiones para que VIAJÁRAMOS RELATIVAS A DOCUMENTACIÓN Y FACILIDADES UNA VEZ QUE LLEGÁRAMOS A DESTINO, CORRÍAN POR CUENTA DE ELLOS. Así nos lo manifestaron. Pero era demasiado largo explicarles las mentalidades que rigen nuestro sistema. Su formación y raciocinio de país desarrollado jamás podría entenderlo…”

“…Cuando se decidieron al fin y determinaron la formula a emplear para dar cumplimiento a lo ordenado por el Tribunal. ME REFIERO AHORA A LOS GENERALES QUE FORMABAN PARTE DEL ALTO MANDO INSTITUCIONAL DE CARABINEROS, optaron por realizar un sistema de postas para llevar las muestras hasta su destino. El Mayor Ovalle a cuya custodia estaban las muestras de sangre, no podía ir a Estados Unidos, porque supuestamente podía tener problemas con Policía Internacional, por el Proceso de Iquique. (Porque eso fue lo que manifestaron.) ¿QUÉ PROCESO DE IQUIQUE, SI JAMÁS YO HABÍA SIDO PROCESADO? ¡YA NO HALLABAN QUE MÁS INVENTAR!...”

“…Pero al fin todo terminó. Volví con el documento aprobado por la Magistrado desde Concepción. Fui con un General hasta la Subsecretaría de Carabineros, ubicada en el Edificio Diego Portales, en donde ENTREGUÉ LAS FAMOSAS MUESTRAS AL AYUDANTE DE ESA OFICINA DEPENDIENTE DEL MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL, QUIEN DESPUÉS LAS ENVIARÍA AL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y DE AHÍ…, DE AHÍ NO SÉ…” ¿LA CADENA DE CUSTODIA? ¡DE QUE CADENA ME HABLAN!

(¿A esta altura todavía existe algún incrédulo que insista en que lo sucedido a MATUTE, al cabo Marcos Martínez y al Bombero Hugo Díaz es obra del proceder de un puñado de jóvenes entre 17 y 19 años junto a sus familias comunes y corrientes o de las casualidades?)

“…Veo que no te has enterado entonces. Agregó el General en tono de suficiencia. Argumentando enseguida:
-¡No era sangre lo que enviaron! Era pintura. Incluso en las noticias de la mañana salió EL HERMANO DEL DESAPARECIDO (ALEX MATUTE), confirmando lo que te digo. Esto de acuerdo al Informe que envió el F.B.I.
-¡Qué extraño mi General que digan algo así! Más aún que venga de un organismo como lo es el F.B.I. –le argumenté- EL LUMINOL SÓLO DETECTA SANGRE.
-Luminol ¿Y que es eso? Me preguntó el General…”

Otro oficial: “…Mire no se preocupe –me dijo- Yo tuve acceso a ese informe. Lo traduje porque venía en inglés y lo publicaron hoy en el diario El Sur. Si gusta le mando una copia por Fax. Yo se que le va a interesar porque USTEDES TENÍAN RAZÓN. ERA SANGRE LO QUE ENCONTRARON Y NO PINTURA COMO DIJO ALEX MATUTE EL OTRO DÍA”.

Ovalle: “…Así era. Efectivamente recibí el fax con la publicación de ese matutino respecto al informe que había llegado desde Estados Unidos. APARECÍA EL ORIGINAL EN INGLÉS Y DESPUÉS LA TRADUCCIÓN. ERA SANGRE LO QUE ENCONTRAMOS Y NO PINTURA. El Luminol no detecta otra cosa. No se pudo determinar el ADN por lo escaso de la muestra…” A lo mejor si… A lo mejor no… ¡Nunca lo sabré!...”

“…NO SÉ EN QUE CONDICIONES LLEGARON LAS MUESTRAS DE SANGRE A SU DESTINO. NO FUI EL RESPONSABLE DE QUE SE ROMPIERA LA CADENA DE CUSTODIA. SÓLO SEGUÍ LAS ÓRDENES DEL ALTO MANDO INSTITUCIONAL DE CARABINEROS DE CHILE, LOS CUALES CON LA APROBACIÓN DE LA MAGISTRADO DEL 3º JUZGADO DEL CRIMEN DE CONCEPCIÓN, (FLORA SEPULVEDA) RESOLVIERON CON RESPECTO AL TEMA…”

1. De la negligencia Judicial por omisión y acción es responsable la primera magistrado de la causa, quien además de estar inhabilitada tanto por jurisdicción y por poseer vínculos afectivos con los integrante de la familia del dueño del local, prohíbe investigar a un grupo de los protagonistas mencionados (Guardias y Dueño de la Cucaracha), favoreciéndolos en el trato. Ej. El testimonio que le sirvió, a un año del suceso, para someter a “tortura” y enviar a la cárcel a jóvenes de 17 y 19 años, incluía el nombre del dueño del local nocturno, pero a este nunca le paso nada.

2. De la negligencia investigativa por omisiones y acciones es responsable el investigador a cargo del caso (policía civil), quien nunca encontró a Jorge Matute a pesar de contar desde el año 2000 con la información sobre el paradero de éste (Mapa “Camino a santa Juana” y el fallecimiento de dos personas que también mencionaron el camino a Santa Juana como el lugar donde se encontraba Matute). Los informes en los que responsabilizó a los ex procesados del caso, son presentados a judicatura, después que estos salen de la cárcel (¿investigar para detener?) y se rehúsa a investigar el foco de la verdad, que reduce la muerte y desaparición de Jorge Matute a una simple boca de embudo o punta de iceberg.

Ej. PALABRAS DEL INVESTIGADOR (HÉCTOR ARENAS): “Si hubiéramos pensado en el narcotráfico, probablemente todavía estaríamos decomisando drogas, encontrando personas ligadas a esa área, descubriríamos una intrincada red de PERSONAS INFLUYENTES ASOCIADAS ILÍCITAMENTE, financistas e intermediarios de poca monta, pero de Matute nada”.

¿A caso no está para eso la policía? ¿Qué concepto tiene el investigador de su obligación policial? ¿Cómo puede confiar la sociedad en policías que son renuentes a reprimir el tráfico de drogas por el temor a encontrar implicados personajes importantes y descartando a priori que Matute haya sido victimizado justamente por este grupo de personas? ¿Corresponde acaso a los imputados y sus familiares realizar esta función? (Nótese que él aludido hoy es el jefe nacional de la BRIUP o de la unidad especializada en la búsqueda de personas perdidas)

3. Los sumarios respecto a las muertes tanto del carabinero Marcos Martínez y del Bombero Hugo Diaz, explican indudablemente el encubrimiento por envestiduras para terminar irregularmente el caso por la muerte y desaparición de Matute. Ambas víctimas antes de morir revelaron el paradero de Matute en el camino a Santa Juana. 5 años más tarde sus relatos serían revindicados al encontrarse accidentalmente los restos del joven, por un obrero que se preparaba para realizar sus necesidades fisiológicas en el mismo sector indicado por Marcos Martínez. Ambas muertes están vinculadas a la 2da. Hoy 3ra. Comisaría de coronel. (todo esto antes de los ex procesados)



Publicar un comentario